miércoles, 2 de agosto de 2017

REALIDAD DISTÓPICA


La relación España-Catalunya o Catalunya-España no tiene solución, nunca será perfecta, leal, sincera y colaborativa.
Salvo fogonazos ocasionales regidos por causas de fuerza mayor, siempre será una mala relación de hierro.
Obligados a vivir juntos, -por geografía- nuestros dirigentes, regidos por un afán de pasar a la historia unos y por egos inconfesables otros, nos terminan metiendo en callejones de los que es difícil salir.
En esta relación hay cosas que no cambian nunca y la historia las confirma una y otra vez; no recordar el pasado como sociedad nos obliga a repetirlo.
Las situaciones que se pueden dar en gobiernos de Catalunya y España son las siguientes:
a).-Catalanes en Barcelona y muyyyyy  Españoles en Madrid = sociedad satisfecha.
Puede que no haya ningún avance social y político, pero tampoco retroceso.
b) .-Catalanes en Barcelona y Españoles normales en Madrid = éxito seguro.
Habrá avances sociales, políticos y económicos, prosperidad, colaboración entre administraciones, sociedad satisfecha con un sentimiento de pertenencia a algo mas grande que nosotros mismos.
c) .-No Catalanes en Barcelona y Españoles normales en Madrid = sociedad satisfecha.
Puede que no haya ningún avance social y político, pero tampoco retroceso.
d).-No Catalanes en Barcelona y muyyyy Españoles en Madrid = fracaso absoluto. 
Confrontación, agravios constantes, judialización de la vida política, estancamiento social, económico y político, ausencia absoluta de negociación. 
Importante riesgo de que la confrontación salga del estamento político y llegue a la sociedad y ahí las heridas tardan en curar.
Cada sociedad responde sin saber porque a como se formó.
En la reconquista, Castilla se creó sin negociación, sangre y fuego. 
Cada batalla podía ser la última, y el orgullo y el ego tenían que cuidarse o las levas serian escasas. 
A falta de otros alicientes, este era uno legitimo y que enganchaba, al fin y al cabo, el Homo Sapiens avanza creyendo en mitos.
Mil años después las negociaciones en España son muy difíciles. 
La sociedad todavía no ve la negociación como una victoria, sino como el triunfo del débil, de ahí que terminada esta satisfactoriamente, se comience el tactismo por ambas partes, unos interpretando en público lo firmado y otros intentando cumplir lo menos posible de lo cedido.
El Reino de Aragón se formó en la negociación el pacto y las alianzas. Nadie era lo suficientemente fuerte para poder coronar solo.
O pactabas y participabas o al final el tiempo te hacía insignificante.
Este es  el principio del seny, alabado mundialmente y orgullo de esta nuestra sociedad.
¡No se es lo que se quiere ser , sino lo que demuestras que eres.!

Pasé mi adolescencia leyendo novelas distópicas y nunca pensé ni remotamente que la sociedad en la que vivo se orientaría inexorablemente por estos caminos.
La sociedad donde la élite prefiere pedir perdón a pedir permiso y sin  embargo feliz, donde aspiramos a una vida desenfadada, saludable y avanzada tecnológicamente. Todos somos permanentemente felices. La ironía es que todas estas cosas se pueden alcanzar tras eliminar muchas otras: la privacidad, la diversidad cultural, el arte no dirigido, el avance de la ciencia que perjudica económicamente a la élite, la literatura alternativa, la filosofía que predispone al ciudadano a ver sus contradicciones etc...
- Un mundo feliz de Aldous Huxley-
Las leyes terminan teniendo el valor que nuestros dirigentes del momento quieran darle. el control social se impone poco a poco y todo el mundo lo acepta.
Rusia prohíbe las VPN, China establece que para tener teléfono en algunas regiones deberán llevar incorporado un programa espía, Europa acepta que cada día la privacidad sea menos privada, Venezuela inicia una constituyente en contra de los ciudadanos, para mantenerse la élite en el poder, Catalunya cambia el reglamento del Parlament para poder saltarse la ley, España se niega a dialogar para no perder la élite el apoyo de una parte de sus ciudadanos
EE.UU ?????????????????????????. El representante de la democracia y el mundo libre no esta, ni se le espera -Donald Trump-
-1984 de George Orwell-
Y como no, para poner la guinda al pastel el Big Data, definiendo el comportamiento humano ante realidades sociales diversas, con lo cual nuestros dirigentes jamás se equivocarán en sus discursos,  siempre escucharemos lo que queremos oír, después se hará lo que se tenga que hacer.
La psicohistoria de Hari Seldon.
Solo nos falta esperar que aparezca el Mulo y trastoque el futuro

jueves, 28 de abril de 2016

Silencios

El silencio es la ausencia total de sonido, y sin embargo, no significa que no haya comunicación.
En política los silencios son importantes, sobre todo si pasamos de la brocha gorda al pincel.
"Cuando mis adversarios me juzgan, el silencio de mis compañeros me condena"
El silencio mostrado por sectores importantes, en algunos partidos políticos, es sintomático de cómo van las cosas.
El silencio espeso y acusador que se está produciendo en Podemos, es un síntoma inequívoco de que no todo el mundo en esta organización ve las cosas de la misma manera.
Llegarán los reproches y los que hoy callan para no convertirse en adversarios, mañana, -si la apuesta se pierde- gritarán alto y claro. Nadie se baña dos veces en el mismo río.
En el P.P. no van mucho mejor las cosas. Amplios sectores callan fiando su apuesta de silencio a no se sabe muy bien qué.
No quieren o no pueden comprar un traje nuevo. Tampoco saben remendar el que tienen y los agujeros que les dejo la realidad hay siguen: clericalismo, privilegios, amiguetes, corrupción y gente muy gastada en  los puestos de mando.
Volver a ganar el P.P. no significará en ningún caso obtener la mayoría absoluta, y lo que ahora no pudo ser, mañana será una realidad.
Ciudadanos o Podemos decidirán quién configura gobierno.
El P.S.O.E. no es un partido de silencios, más bien todo lo contrario: brocha gorda y ruido, que no significa comunicación.
Puede que Pedro Sánchez no sea el mejor candidato, pero es el que hay y mucha gente debería guardar silencio para no perjudicarse a sí mismo y a todos sus compañeros. Qué no se confunda nadie, lo que funciona en Sevilla no funciona en el norte y para obtener buenos resultados hay que ser un poco de todos los sitios y empatizar con mucha gente.
Ciudadanos es el único que maneja la orquesta con soltura, ora ruido, ora silencio. Está consiguiendo que mucha gente lo identifique con lo útil, lo práctico, lo que se parece al ciudadano normal, cuando negocia con su jefe, con su mujer o con sus hijos a qué hora deben de volver. Este aire de cotidianidad, es lo que lo situará en posiciones de ventaja.
Estas próximas elecciones tendremos suerte. La hemeroteca es cruel y mucha gente que se pasea por los medios de comunicación, optará por ser el dueño de sus silencios y no rehén de sus palabras.

domingo, 7 de febrero de 2016

Billar francés a tres bandas.


En esta modalidad  de billar, la bola jugadora a de tocar tres bandas antes de completar la carambola.
En la adolescencia de la mayoría de los hombres de mi generación, existe una sala de billar. En ellas, empezamos a ver el mundo de una manera distinta al hogar familiar.
En la que yo aprendí a jugar -nunca bien- obraba como maestro de ceremonias un hombre mayor -entre 25 y 30 años- con barba negra y poblada, de andares pausados, que siempre cuando jugaba indicaba antes que harían las bolas.
Le gustaba jugar con la bola blanca que tenía el puntito negro. Era el único que se atrevía a realizar carambolas a tres bandas. Los demás, principiantes que crearíamos ser maestros consumados, jugábamos la versión libre.
De vez en cuando, accedía a jugar con alguno y siempre exigía que comenzáramos nosotros. El prefacio era siempre el mismo: "si no estás seguro de hacer la carambola, asegúrate de no quedarte".
Evidentemente, nosotros, arrogantes y soberbios, nunca teníamos en cuenta sus consejos y solo jugábamos una vez, el resto era mirar cómo se hacían 15 carambolas seguidas y recibir una palmadita en el hombro con la frase: "no te desanimes, la próxima vez lo harás mejor".
La política española en estos momentos, es billar francés a tres bandas. Para completar la carambola de un gobierno del PSOE, la bola tiene que tocar obligatoriamente la banda del PP, la banda vasca y la catalana, sino la carambola no saldrá.
Además de esto, no podemos quedarnos. Si nos quedamos y obligamos al electorado a votar de nuevo, las secuelas pueden ser catastróficas, por ejemplo:
1º.-Con los mismos resultados,  la coalición Podemos - Unidad Popular sumaría un millón de votos más y la asignación de diputados no sería la misma.
2º.-El candidato del PP no será Mariano Rajoy. La renovación de estructuras y caras en el centro derecha, los posicionará de forma diferente.
3º.-Con un crecimiento del PP, Ciudadanos estará acorralado para pactar.
4º.-Con un crecimiento significativo de Podemos, tendrán el botón de arranque de la izquierda en este país, arrinconando al PSOE a las funciones de gavillero.
El próximo gobierno tiene que tener suficientes complicidades y votos para cambiar la ley electoral, solucionar el problema territorial, consolidar la recuperación y amortiguar los recortes. Si esto no sucede, no saldrá la carambola y nos quedaremos en diferido, aunque ahora se produzca la investidura de Pedro Sánchez.
El momento más peligroso ya paso. Mariano Rajoy declinò ser candidato a la investidura. Imaginar si hubiera aceptado y pone sobre la mesa un borrador de todas estas reforma y además estas son centradas y asumibles por la mayoría del electorado.

jueves, 17 de diciembre de 2015

21 de Diciembre Fun, Fun, Fun



Y ahora, ¿Cómo gobernamos?.
Hoy, 17 de Diciembre, y a 4 días de unas elecciones que abren las ventanas de la política, la gran incógnita es:
¿Qué coaliciones se formarán para gobernar?
Los partidos emergentes guardan celosamente sus intenciones. Desvelarlas supondría perder posiciones y es lo menos adecuado en este momento.
Los partidos consolidados no dejan de sacar una y otra vez este tema. Saben que, cuanto más den la sensación de que se producirá un acuerdo, el efecto original y copia, funcionará y ellos crecerán con el menor esfuerzo.
La realidad de las votaciones pondrá a cada uno en su sitio, pero lo deseable sería que ninguno de los partidos consolidados, encabezara el nuevo gobierno.
 ¿Porqué?:
.- Por higiene democrática, -la mujer del Cesar además de ser honrada debe de parecerlo- 
Para poder limpiar la corrupción sin ninguno de los protagonistas en puestos de mando.
.- Para que mucha gente que lleva muchos años en política pase una temporada en el rincón de pensar.
.- Para afrontar los retos que conlleva una nueva forma de hacer las cosas. Viejas estructuras que desaparecen sin que haya excesivas reticencias.
¿Y cómo ponerse de acuerdo?
Siempre hay un mínimo común denominador, por el cual las partes que negocien encontrarán, -si lo desean- la forma de ponerse de acuerdo en base a sus programas.
Los ciudadanos entenderemos mal que la nueva forma de hacer política paralice las reformas pendientes.
Nadie en este país pide una revolución, pero si una evolución decidida, que traiga consigo reformas que son inaplazables: ley electoral, desaparición de diputaciones y organismos no elegidos por los ciudadanos, independencia real de la justicia,cuestión Catalana y todas aquellas ineficacias y duplicidades que cuestan muy caras y restan recursos a lo verdaderamente importante.
Como punto a discrepar solo nos quedaría la figura del presidente de gobierno.
¿Quién?
Si no hay consenso, a la Italiana. Un tecnócrata de transición y aquí paz y después gloria.
Feliz navidad a todos, a todas y a los no definidos.
Free counter and web stats